Gobierno electrónico y Big Data (primera parte)

Gobierno electrónico y Big Data (primera parte)

Debido al gran avance tecnológico que se ha experimentado a lo largo de los últimos años, concretamente en el mundo de las tecnologías de la información y la comunicación, gran parte de las empresas públicas y privadas vienen desarrollando importantes esfuerzos en adaptarse a diferentes desafíos. Merino y Cejudo, en el libro publicado el año 2010 con el título “Problemas, decisiones y soluciones: Enfoques de política pública”, mencionan que los gobiernos se encuentran implementando iniciativas de gobierno electrónico, de gobierno abierto y acceso a la información pública basándose no sólo en los datos y la tecnología, sino también en principios de transparencia, participación, colaboración y empoderamiento ciudadano. Un desafío que por cuenta propia, ha cobrado gran importancia a lo largo de los últimos años, consiste en cómo manejar, administrar, almacenar, buscar y analizar grandes volúmenes de datos, relacionados con el que hacer de la administración pública. Con el término “big data” se hace referencia al gran desafío que tienen los gobiernos, que consiste en el tratamiento y análisis de grandes repositorios de datos.

Concha y Naser, en el documento publicado por Naciones Unidas el año 2011 con el título “El gobierno electrónico en la gestión pública”, mencionan que el gobierno electrónico es la transformación de todo el gobierno como un cambio de paradigma en la gestión gubernamental, es un concepto de gestión que fusiona la utilización intensiva de las tecnologías de la información y comunicación, con modalidades de gestión, planificación y administración, como una nueva forma de gobierno. Bajo este punto de vista, el gobierno electrónico basa y fundamenta su aplicación en la administración pública, teniendo como objetivo contribuir al uso de las tecnologías de la información y comunicación para mejorar los servicios e información ofrecida a los ciudadanos y organizaciones, mejorar y simplificar los procesos de soporte institucional y facilitar la creación de canales que permitan aumentar la transparencia y la participación ciudadana. El presente documento intenta dar una aproximación a los elementos que componen el gobierno electrónico, elevar la importancia y el rol que cumple el adecuado manejo de la información dentro de la administración pública, suponiendo que un gobierno electrónico enmarcado en la planificación estratégica de cada institución y de la mano con las estrategias digitales y la modernización de cada Estado, puede llegar a ser la herramienta más eficiente y eficaz para entregar servicios rápidos y transparentes a los ciudadanos. En el informe de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, que es el organismo especializado en telecomunicaciones de la Organización de las Naciones Unidas, publicado en Ginebra el 30 de noviembre de 2015 con el título “Medición de la Sociedad de la Información”, se indica que tres mil doscientas millones de personas están en línea, lo que representa el cuarenta y tres por ciento de la población mundial, en tanto que el número de suscripciones al servicio móvil celular asciende a casi siete mil cien millones en todo el mundo, y más del noventa y cinco por ciento de la población mundial puede recibir una señal móvil celular. En el Informe se señala también que los ciento sesenta y siete países contemplados en el índice de desarrollo de las tecnologías de la información y comunicación, mejoraron sus valores entre los años 2010 y 2015, lo que significa que los niveles de acceso a las tecnologías de la información y la comunicación, la utilización de esas tecnologías y los conocimientos en la materia siguen mejorando en todo el mundo.

Baturone y Amago, en el Diccionario LID de Innovación publicado el año 2010, definen big data como: “Anglicismo que hace referencia al conjunto de datos cuyo tamaño excede la capacidad de los programas informáticos utilizados habitualmente para capturar, gestionar y procesar información”. La diferencia es que los datos que ahora intentan explotar no son ya solamente numéricos. En la misma entrada del diccionario, se explica que “el tratamiento y gestión de enormes cantidades de datos en texto, procedentes de múltiples fuentes, como las redes sociales, tales como Facebook o Twitter, y las tecnologías de las comunicaciones, son de vital importancia en el contexto de la inteligencia competitiva, lo que ha fomentado el auge de tecnologías y servicios de big data. Además, los servicios de inteligencia y seguridad centran su interés en el proceso de estos datos y en el desarrollo de tecnologías que permitan su transformación en conocimiento”.

En esta misma línea se manifiesta Mario Tascón, en el artículo publicado el año 2013 con el título “Big Data: Pasado, presente y futuro”, quien señala “Big data es, sin la menor duda, uno de los campos más importantes de trabajo para los profesionales de las tecnologías de la información y comunicación. No hay área ni sector que no esté afectado por las implicaciones que este concepto está incorporando; cambian algunas herramientas, se modifican estrategias de análisis y patrones de medida. Tradicionalmente, los principales conceptos agrupados que han definido este nombre han sido las denominadas 3V: Volumen, variabilidad y velocidad. Big data es todo aquello que tiene que ver con grandes volúmenes de información que se mueven o analizan a una alta velocidad y que pueden presentar una compleja variabilidad en cuanto a la estructura de su composición. Debería añadirse una cuarta uve, la visualización, ya que no solo forma también parte de ello, sino que muchas de las imágenes que traen a la memoria el trabajo con tiene big data que ver con estas nuevas formas de visualizar estos datos.

 

Guillermo Choque Aspiazu
https://www.eldiario.net
06 de Junio de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »