Modelos de servicio de computación en la nube

Modelos de servicio de computación en la nube

La computación en la nube o informática en la nube, según Joyanes, en el artículo escrito el año 2011 titulado “Computación en la nube e innovaciones tecnológicas: El nuevo paradigma de la sociedad del conocimiento”, es uno de los términos tecnológicos que más se repite en todo tipo de medios de comunicación en los últimos años. Las empresas, las organizaciones y los negocios en general, están viendo en esta tecnología la resolución de muchos de sus problemas, sobre todo, económicos pero también de infraestructura tecnológica. Sin lugar a dudas, continua mencionando Joyanes, la influencia de la computación en nube, es bastante positiva en la sociedad y en sus campos más sobresalientes: Educación, salud, administración pública, organizaciones, empresas y en general, en la población, debido especialmente a que muchos sectores de dicha población se encuentran utilizando la nube cuando envían un correo electrónico por Gmail, Yahoo o Hotmail, escuchan música en Spotify, el innovador servicio sueco de oír música sin descarga, observan fotografías en Flickr o consultan su posición geográfica en Google Maps, de manera indistinta en una computadora o en un teléfono móvil inteligente, o también utilizan la aplicación Places de la red social Facebook para aplicaciones de geolocalización. Todo ello unido al uso de almacenamiento masivo en la red cada vez que se utiliza información en esos servicios.

En palabras de Mannella, en la tesis de grado publicada el año 2012 bajo el título “Diseño de una guía para la implementación del uso de computación en la nube como mecanismo de recuperación ante desastres tecnológicos en PyMES en el DMQ”, es importante destacar que la computación en la nube se trata de un modelo y no de una tecnología, algo que suele confundir con frecuencia a muchos, particularmente a los empresarios. En este modelo, los centros de datos ofrecen a los usuarios ciertos recursos de cómputo como servicios, a través de una conexión a Internet, de manera tal que se pague un determinado valor por el tipo y cantidad de servicios requeridos. En términos definidos por INTECO, en el documento publicado el año 2011 titulado “Guía para empresas: Seguridad y privacidad de la computación en la nube”, la computación en la nube es la suma de la evolución de varias tecnologías: (1) Aumento de la capacidad de procesamiento. Desde el origen de la Informática, la capacidad de cómputo de las computadoras personales se ha ido incrementando de forma vertiginosa. (2) Conexión a Internet. La Red se ha convertido en una herramienta casi indispensable en la vida cotidiana de las personas. Su evolución implica aumento en la velocidad de conexión y en el número de conexiones en el hogar y en el trabajo. (3) Dispositivos móviles. La miniaturización de los componentes informáticos ha permitido la aparición de dispositivos móviles que permiten la conexión permanentemente a Internet. Hoy en día, en un negocio es necesario conectarse con los recursos de la empresa, tanto desde computadoras fijas como desde dispositivos portátiles, convirtiéndose la ubicuidad y movilidad en requisitos de gran importancia. La implementación exitosa de una computación en la nube va más allá de los elementos antes citados, y esto no depende de una sola persona, sino de expertos en la industria que han dedicado años para brindar a los usuarios finales, particularmente a las empresas, los beneficios del uso de la computación en la nube.

Según Exforsys, en el artículo publicado el año 2009 titulado “Computación en la nube: Componentes básicos”, los componentes básicos de la computación en la nube son los siguientes: (1) El cliente. Conocido también como el usuario final, se refiere al hardware y software que requerirá el usuario para acceder, a través del Internet, a los servicios que serán provistos por la empresa que brindará el soporte de computación en la nube. Es importante resaltar que esto se optimiza con la capacidad del hardware local y el software de seguridad del cliente. (2) El servicio o las funciones de la computación en la nube. Una de las razones por las que la computación en la nube ha obtenido popularidad es debido a la adopción de negocios como la forma más fácil de implementar procesos de negocio. La optimización de los servicios se basa en dos elementos, por una parte el apropiado desarrollo de aplicaciones y, por otra, el usuario final. (3) La aplicación o el eje fundamental del servicio. A menudo se confunde la aplicación con el servicio, sin embargo la aplicación es completamente diferente porque es a través de la aplicación que se brinda el servicio. La optimización de la aplicación se basa en la codificación de los desarrolladores, a través de pruebas extensivas en manejo de carga, seguridad y funcionalidad.

 

Guillermo Choque Aspiazu
www.eldiario.net
11 de Agosto de 2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »