Nanotecnología y big data (segunda parte)

Nanotecnología y big data (segunda parte)

En el informe de Stokes, publicado el año 2014 con el título “Nanotecnología y Big data: ¿La siguiente revolución industrial?”, se menciona que un grupo de expertos dirigido por el profesor Sir Mark Welland, Director del Centro de Nanociencia de la Universidad de Cambridge, fue organizado y financiado por la Fundación Lloyd en el mes de octubre del año 2013. Se consideraron las implicaciones potenciales de la nanotecnología en la seguridad y el rendimiento de los activos de ingeniería y la infraestructura en la que se basa la sociedad moderna. El panel incluyó a académicos de alto nivel de las instituciones líderes en el mundo: Universidad de Cambridge, Universidad Heriot-Watt y Southampton y el Laboratorio de Seguridad y Salud en el Reino Unido; Universidad Yale en los Estados Unidos; Universidad Nacional de Singapur y Universidad Münster de Alemania.

Entre otras cosas, los expertos analizaron las posibles implicaciones de la nanotecnología en la seguridad y el rendimiento de los activos de ingeniería, así como en la infraestructura en la que se basa la sociedad moderna. El informe, presentado el año 2014 indica que la nanotecnología tendrá un gran impacto en casi todos los sectores, incluyendo la energía, el transporte, la fabricación, la medicina, la informática y las telecomunicaciones. En este sentido, el mencionado informe identifica cinco áreas fundamentales de impacto: (1) Nanopartículas. El informe pone de relieve la necesidad de investigar el desarrollo de nuevos métodos que permitan evaluar la seguridad y garantizar la calidad y la trazabilidad de las nanopartículas en la cadena de suministro. (2) Materiales artificiales inteligentes. El informe prevé el desarrollo de nuevos materiales artificiales y novedosas técnicas de fabricación. El uso de materiales más ligeros y resistentes con propiedades diseñadas específicamente podría dar lugar, por ejemplo, a embarcaciones pegadas entre sí con compuestos ligeros. Paralelamente, los avances en el campo de la impresión en tres dimensiones permitirán la impresión de metales. (3) Almacenamiento de energía. El desarrollo de pequeñas baterías compactas con capacidad de almacenamiento masivo junto con la capacidad de captar energía del entorno podría dar lugar a nuevos sistemas de transporte o electrodomésticos que dispongan de energía para toda su vida útil en el momento de la compra. (4) Miniaturización de sensores. La incorporación de nanosensores en materiales estructurales como el hormigón proporcionará información continua en tiempo real sobre factores de desempeño estructural, como la corrosión o las tensiones. Esta tecnología mejorará también la robótica y los vehículos no tripulados en el sector del transporte. (5) Grandes repositorios de datos o Big data. Se producirá un aumento masivo de los datos recopilados como consecuencia de la colocación de sensores en todas partes. Esto tendrá importantes implicaciones a la hora de garantizar la calidad, seguridad y trazabilidad.

En la tesis de maestría de Manso, publicada el año 2015 con el título “Análisis de Modelos de Negocios Basados en Big Data para Operadores Móviles”, se menciona que el término general que se utiliza para describir la tendencia creciente de datos donde el volumen, variedad, velocidad y veracidad excede a la capacidad de los métodos tradicionales es conocido como Big data. Este fenómeno se caracteriza por cuatro uves: (1) Volumen. Más información de lo que es económicamente factible almacenar, terabytes a petabytes de datos. (2) Variedad. Datos en múltiples formatos tales cómo estructurado, semi-estructurado, no estructurado y de tipo texto, imágenes, videos, audio, interactividad, etc. (3) Velocidad. Análisis en tiempo casi real de flujo de datos para permitir la toma de decisiones en fracciones de segundos. (4) Veracidad. Gestión de la fiabilidad y la previsibilidad de la incertidumbre intrínseca de los datos. Big data es uno de los temas más candentes en la actualidad y su crecimiento se prevé que sea exponencial. ¿Cómo afectará esto a la sociedad? Y, lo más importante ¿puede ayudar los datos a mejorar la vida de las personas? Este boom puede traducirse en mejoras en la gestión de diferentes aspectos de la sociedad, desde las catástrofes del planeta, la salud, la agricultura, la productividad, el medio ambiente, la educación o el gobierno abierto, entre otros. La clave está en encontrar la vía, mediante un uso responsable, para hacer uso de estas grandes cantidades de datos para el beneficio de la sociedad.

Según el informe de Stokes, en los últimos años se le ha dado mucha importancia a la nanotecnología en los medios de comunicación y, más recientemente, han salido a la palestra conceptos como el Internet de las cosas o el ya mencionado Big data. Sin embargo, hace más de treinta años que se investiga en nanotecnología, se han invertido, y se siguen invirtiendo todavía, miles de millones de dólares en investigación en este campo y la gran revolución prometida sigue sin llegar a hacerse realidad. No hay duda de que la nanotecnología seguirá avanzando y conducirá al desarrollo de nuevos productos sorprendentes; y probablemente dará lugar a la tan anunciada revolución en un futuro próximo. Por el momento, hay dos factores fundamentales que lo impiden: (1) Las dificultades para llevar los avances del laboratorio al mercado: Este es uno de los grandes problemas de la nanotecnología actualmente, la dificultad a la hora de escalar la producción lograda en el laboratorio para lograr una producción a escala comercial. Un buen ejemplo es el del grafeno, el nanomaterial del que tanto se ha hablado y que se dice que podría revolucionar la electrónica reemplazando al silicio. Sin embargo, por el momento, la producción de grafeno de alta calidad no es posible, incluso en pequeñas cantidades, por lo que todavía no es viable comercialmente. (2) Las preocupaciones relacionadas con la salud y la seguridad: Es necesario abordar estos temas desde el punto de vista ambiental, médico y legislativo y encontrar una solución que garantice realmente que la nanotecnología no entraña ningún perjuicio para los seres vivos y el medioambiente antes de permitir la salida masiva de nanomateriales al mundo. La nanotecnología está todavía en una etapa conceptual. No obstante, hay que tener en cuenta también que la industria todavía no ha invertido de forma masiva en este campo.

 

Guillermo Choque Aspiazu
www.eldiario.net
31 de Octubre de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »