Sistema operativo Android (primera parte)

Sistema operativo Android (primera parte)

En el estudio realizado el año 2003, por la Empresa Digia, reportado en el libro “Programación para la plataforma de las series 60 y Symbian”, se menciona que el sistema operativo destinado a correr en un dispositivo móvil necesita ser fiable y tener una gran estabilidad, ya que incidencias habituales y toleradas en computadoras personales como reinicios o caídas no tienen cabida en un dispositivo de estas características. Además, debe adaptarse adecuadamente a las consabidas limitaciones de memoria y procesamiento de datos, proporcionando una ejecución exacta y excepcionalmente rápida al usuario. Estos sistemas han de estar perfectamente probados y libres de errores antes de incorporarse definitivamente a la línea de producción. Las posibilidades que existen en una computadora estándar de realizar actualizaciones e incluso reinstalar mejores versiones del sistema para cubrir fallos o deficiencias son más limitadas en un dispositivo móvil. Es posible incluso que un aparato de esta naturaleza deba estar funcionando ininterrumpidamente durante semanas e incluso meses antes de ser apagado y reiniciado, a diferencia de lo que ocurre con una computadora personal. El consumo de energía es otro tema muy delicado: Es importante que el sistema operativo haga un uso lo más racional y provechoso posible de la batería, ya que esta es limitada y el usuario siempre exige una mayor autonomía. Todos estos aspectos de los dispositivos móviles, entre otros muchos, deben ser tomados en cuenta a la hora de desarrollar un sistema operativo competente en el mercado, atractivo para los fabricantes y que permita al usuario sacar máximo provecho de su terminal.

En la tesis de Jaime Aranaz, escrita el año 2011 con el título “Desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles sobre la plataforma Android de Google”, se menciona que Android constituye una pila de software pensada especialmente para dispositivos móviles y que incluye tanto un sistema operativo, como middleware y diversas aplicaciones de usuario. Representa la primera incursión seria de Google en el mercado móvil y nace con la pretensión de extender su filosofía a dicho sector. Todas las aplicaciones para Android se programan en lenguaje Java y son ejecutadas en una máquina virtual especialmente diseñada para esta plataforma, que ha sido bautizada con el nombre de Dalvik. En la página oficial del proyecto Android de código abierto, se menciona que el núcleo de Android está basado en Linux 2.6. La licencia de distribución elegida para Android es Apache 2.0, respetando las condiciones de la licencia, lo que lo convierte en software de libre distribución. A los desarrolladores se les proporciona de forma gratuita un kit de desarrollo de software y la opción de una extensión para el entorno de desarrollo Eclipse, que incluyen todas las interfaces necesarias para la creación de aplicaciones, así como un emulador integrado para su ejecución. Existe además disponible una amplia documentación de respaldo para este kit de desarrollo de software.

Aranaz, en la tesis mencionada, continúa aludiendo que el proyecto Android está capitaneado por Google y un conglomerado de otras empresas tecnológicas agrupadas bajo el nombre de “Open Handset Alliance”. Esta alianza incluye a fabricantes de dispositivos y operadores, con firmas tan relevantes como Samsung, LG, Telefónica, Intel o Texas Instruments, entre otras muchas. El objetivo principal de esta alianza empresarial es el desarrollo de estándares abiertos para la telefonía móvil como medida para incentivar su desarrollo y para mejorar la experiencia del usuario. La plataforma Android constituye su primera contribución en este sentido. Cuando en noviembre de 2007 Google anunció su irrupción en el mundo de la telefonía móvil a través de Android, reportada en la edición digital de “El Mundo” como noticia de la sección “El Navegante”, muchos medios especializados catalogaron este novedoso producto como un nuevo sistema operativo, libre y específico para teléfonos móviles. Sin embargo, los responsables del proyecto se han esforzado desde entonces en destacar que la motivación de Android es convertirse en algo más que un simple sistema operativo. Con Android se busca reunir en una misma plataforma todos los elementos necesarios que permitan al ingeniero de desarrollo, controlar y aprovechar al máximo cualquier funcionalidad ofrecida por un dispositivo móvil, entre las que se cuentan: Llamadas, mensajes de texto, cámara, agenda de contactos, conexión Wi-Fi, Bluetooth, aplicaciones ofimáticas, videojuegos, y otros, así como crear aplicaciones que sean verdaderamente portables, reutilizables y de rápido desarrollo.

En otras palabras, Android quiere mejorar y estandarizar el desarrollo de aplicaciones para cualquier dispositivo móvil y, por ende, acabar con la perjudicial fragmentación existente hoy día. Además de todo ello, otro aspecto básico para entender la aparición de Android es que pretende facilitar la integración de estos dispositivos con las posibilidades mayores cada día ofrecidas por la Web. Por ejemplo, una aplicación desarrollada en Android podría ser aquella que indicase al usuario, a través de Google Maps, la localización de sus diferentes contactos de la agenda y que avisase cuando éstos se encuentren a una distancia cercana o en una ubicación determinada. Mejorar el desarrollo y enriquecer la experiencia del usuario se convierte, por tanto, en la gran filosofía de Android y en su principal objetivo.

 

Guillermo Choque Aspiazu
www.eldiario.net
29 de Junio de 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »