Sistemas operativos móviles (primera parte)

Sistemas operativos móviles (primera parte)

En la tesis de grado de Tapia, publicada el año 2013 con el título “Estudio y desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles Android”, se menciona que un sistema operativo es un programa o conjunto de programas que en un sistema informático gestiona los recursos de hardware y provee servicios a los programas de aplicación, ejecutándose en modo privilegiado respecto de los demás. Entre algunas de sus características principales se tiene a las siguientes: (1) Gobernar y proveer de un ambiente conveniente de trabajo. (2) Hacer uso eficiente del hardware. (3) Proveer de una adecuada distribución y asignación de los recursos. (4) Administrar y controlar la ejecución de un programa. Un sistema operativo móvil es un sistema operativo que controla un dispositivo móvil al igual que las computadoras utilizan Windows, Linux o Mac OS, los sistemas operativos móviles son más sencillos y se orientan más a la conectividad inalámbrica, los formatos multimedia y las diferentes maneras de introducir información en ellos. El mundo de los móviles va hacia la personalización radical, sus funciones se han elevado considerablemente, sirven parar muchas cosas y existe un sin número de programas que realizan infinidad de tareas como: Jugar, hacer actividades de oficina, aprovechar al máximo la geolocalización, entre otros. También está la “nube”, que hace que muchos servicios estén permanentemente en línea. Es fundamental que un sistema operativo disponga de una gran variedad de aplicaciones de buena calidad. Aunque no todas sean útiles, lo que cuenta es que cada uno tenga la posibilidad de personalizar su móvil hasta el mínimo detalle.

El proyecto de fin de carrera titulado “Desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles sobre la plataforma Android de Google”, publicado por Aranaz el año 2009, señala que el sistema operativo destinado a correr en un dispositivo móvil necesita ser fiable y tener una gran estabilidad, ya que incidencias habituales y toleradas en computadoras personales como reinicios o caídas no tienen cabida en un dispositivo de estas características. Además, debe adaptarse adecuadamente a las consabidas limitaciones de memoria y procesamiento de datos, proporcionando una ejecución exacta y excepcionalmente rápida al usuario. Estos sistemas han de estar perfectamente probados y libres de errores antes de incorporarse definitivamente a la línea de producción. Las posibilidades que existen en una computadora estándar de realizar actualizaciones e incluso reinstalar mejores versiones del sistema para cubrir fallos o deficiencias son más limitadas en un dispositivo móvil. Es posible incluso que un aparato de esta naturaleza deba estar funcionando ininterrumpidamente durante semanas e incluso meses antes de ser apagado y reiniciado, a diferencia de lo que ocurre con una computadora personal. El consumo de energía es otro tema muy delicado: es importante que el sistema operativo haga un uso lo más racional y provechoso posible de la batería, ya que esta es limitada y el usuario siempre exige una mayor autonomía.

En la tesis de maestría de Broseta, publicada el año 2012 con el título “Dispositivos móviles y NFC aplicados al canjeo de tickets”, se menciona que dentro de los teléfonos móviles se encuentra lo que se denomina Smartphone o teléfono inteligente. Estos dispositivos ofrecen características y prestaciones que lo acercan más a una computadora de sobremesa que a la definición común de dispositivo móvil. Entre dichas características se pueden encontrar mejoras en el almacenamiento de datos, mayor capacidad de procesamiento, conexión a internet a través de Wi-Fi, gran diversidad de software, etc. Debido a su reducido tamaño, los Smartphone quedan todavía lejos de lo que es una computadora de sobremesa. Sus principales restricciones se encuentran en la velocidad del procesador, el espacio de almacenamiento, el tamaño de su memoria y la autonomía. De todas maneras las tres primeras cada vez se subsanan con mayor rapidez, pudiendo encontrarse en el mercado, Smartphone con procesadores de cuatro núcleos a uno punto cinco Giga Hertz, almacenamiento interno de hasta sesenta y cuatro Giga Bytes y memoria de acceso aleatorio de hasta dos Giga Bytes. El sistema operativo destinado a ejecutarse en los dispositivos móviles debe poseer una gran estabilidad y fiabilidad, ya que incidencias habituales y toleradas en computadoras de mesa como reinicios y caídas no tienen cabida en estos dispositivos. Además deben amoldarse a las ya consabidas limitaciones de memoria y procesamiento de datos que poseen este tipo de aparatos. Varios son los sistemas operativos para dispositivos móviles existentes, entre los que resaltan: iOS, Windows Phone, BlackBerry OS, Android, Symbian, Bada, Meego, etc. De todos ellos es posible destacar por su presunto recorrido en el futuro a tres: iOS, Android y Windows Phone, el último en aparecer con el empuje de la alianza de dos grandes compañías como son Microsoft y Nokia. Todos tienen características comunes y hechos que los diferencian. Por tanto es vital a la hora de elegir el sistema a utilizar en un caso particular, conocer bien sus características para que la elección al momento de decidir el sistema operativo para un dispositivo móvil sea la correcta.

 

Guillermo Choque Aspiazu
www.eldiario.net
21 de Diciembre de 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »